El Lancia Delta S4 fue uno de los modelos de rally de Grupo B más rápidos y avanzados jamás desarrollados, y también quien obligaría, en parte, a que la FIA cerrara el Grupo B. En cierto modo, el Delta S4 era la máquina por excelencia del Grupo: era un coche de rally rápido, que respiraba fuego y resultó exitoso y ... letal.

Y ¿Qué era el Grupo B?
Para los no iniciados, el Grupo B fue implantado por la FIA en 1982, junto con el Grupo A y el Grupo C. El Grupo A era para vehículos derivados de la producción con un número mínimo de producción de homologación de 5000 vehículos por año, y tenía reglas estrictas que regían la potencia, el peso, y la electrónica. El Grupo C, coches para competiciones como Le Mans, tenía muchas menos restricciones, pero había límites para la carga de combustible y el peso mínimo del vehículo.
El Grupo B era la categoría de oro, para los grandes rallyes, y que tenía muy pocas restricciones en tecnología y potencia, y el número mínimo de producción para su homologación era de sólo 200 vehículos por año. Esto permitió a los fabricantes construir los coches de rally más rápidos y avanzados que el mundo hubiera visto hasta el momento. En 1982 los Grupo B tenías aproximadamente 250 CV y en 1986 este número había aumentado a más de 500 CV, llegando incluso a tocar casi los 1000 CV dependiendo de la configuración del turbo.
Muchos aficionados y profesionales consideran que el Grupo B es una auténtica era dorada en la historia de los rallys. Los modelos que fueron construidos para competir en esa época ahora son venerados como leyendas y los autos de calle que sirvieron para su homologación en Grupo B cambian de manos por cifras astronómicas.
La categoría fue cancelada abruptamente a finales de 1986 debido a una serie de accidentes. El choque que mató a Henri Toivonen y su copiloto Sergio Cresto en el Tour de Corse de 1986 cuando fallaron en una curva con un barranco en su Lancia Delta S4 se señala como el momento en que la FIA decidió terminar el Grupo B de forma permanente.
 
El Lancia Delta S4 Stradale
El Delta S4 Stradale fue el auto de homologación legal para la calle construido por Lancia para permitir que el Lancia Delta S4 pueda competir en Grupo B: “Stradale” significa “carretera” en italiano.
La FIA exigió que se construyeran 200, sin embargo, se cree que Lancia solo construyó 80 más o menos ejemplares... Hay una larga historia de fabricantes que falsificaron los números para homologar automóviles, por lo que Lancia no estaba solo en este sentido... si esto fué lo que realmente ocurrió.
El costo del Delta S4 Stradale hizo que fuera un desafío venderlo cuando se lanzó en 1985, costaba aproximadamente 100 millones de liras, que era 5 veces el costo del Lancia HF Turbo. Sin embargo, la razón de esta diferencia de precio se entendería inmediatamente una vez que mirara debajo del portón trasero. El Delta S4 podía parecer similar a sus hermanos de acero estampados de la fábrica, pero no compartía casi ninguna parte con ellos, aparte de la insignia.
Lancia desarrolló chasis que se basó estrechamente en el Lancia 037, el motor se montó en medio del coche donde normalmente habría estado el asiento trasero y la potencia se trasladaba a las cuatro ruedas a través de un diferencial central desarrollado conjuntamente por Hewland, con un envío de potencia del 60 al 70% al diferencial de deslizamiento limitado trasero y el torque restante al diferencial delantero abierto.
Se utilizó una suspensión avanzada totalmente independiente, también basada en cierta medida en el 037, con doble amortiguadores por rueda en la parte trasera y uno simple por rueda en la parte delantera. Se usaron frenos de disco de competición en los dos trenes, y la carrocería estaba hecho de materiales compuestos con secciones delantera y trasera que eran fácilmente extraíbles para reparaciones de accidentes y acceso mecánico.
Este modelo funcionaba con un motor que usaba tanto un sobrealimentador como un turbocompresor. Se eligió la carga doble para el motor DOHC en línea-4 S4 de 1,8 litros, ya que estaba equipado con un potente turbo KKK K27 con un umbral de impulso de 4500 rpm: el supercargador proporcionaba un impulso a las revoluciones del motor por debajo de este nivel para mantener la potencia predecible y evitar un repentino tirón cuando el motor pasa la marca de 4500 rpm. La potencia era de aproximadamente de 400 CV inicialmente, pero este número aumentó rápidamente con el desarrollo, y el automóvil estaba produciendo más de 500 CV para cuando se canceló el programa.
Lancia presentó el Delta S4 en el RAC Rally de 1985 e inmediatamente conseguía el primer y segundo lugar en manos de Henri Toivonen y Markku Alén. El automóvil se llevaría una gran cantidad de victorias a pesar de su relativa falta de tiempo de desarrollo, que se vería interrumpido por el trágico accidente de Toivonen y su copiloto Sergio Cresto en el Tour de Corse de 1986.
La versión Stradale del poderoso Delta S4 es ahora uno de los coches de homologación del Grupo B más buscados, tiene un interior que incluye muchos lujos que no se encuentran en los autos de rally, como aire acondicionado y aislamiento acústico. El Stradale Delta S4 produce 247 CV, lo que lo convierte en un modelo de alto rendimiento, particularmente para los estándares de la época.