Pedro Flores dio la sorpresaPedro Flores dio la sorpresaCada día es más difícil encontrar tramos para la competición automovilística en Madrid. La poca extensión de la comunidad más los problemas que las autoridades ponen si no es por temas ambientales, será por otros temas, obligan a los organizadores a buscar espacios cada día más insospechados. Y eso que esta es la cuarta edición de la prueba, que aprovecha un corto espacio de trazado muy sinuoso, aunque muy irregular en su terreno, para terminarlo en un cruce para “frenomanistas” para luego terminar 100 metros después. Poco espacio para maniobrar en la llegada en un “camino estrecho” más los problemas de espacio en el parque de trabajo en salida. Si a todo eso le añadimos los temas de sanidad en esta nueva normalidad (mascarilla, distanciamiento social, diferentes protocolos en la organización, toma de temperatura, etc.) debemos darle un gran aplauso al organizador por llevar a cabo tamaño esfuerzo. Solo un pero, ¿Por qué estar a las 7 de la mañana con todo el equipo, si la prueba arrancaba a las 10,30 y finalmente se dieron los premios sobre las 4,30 de la tarde?

Y era el Club Escudería 1000 Lagos quien organizaba el IV tramo en Subida a Colmenar de Oreja, en un gran esfuerzo de organización con el conocido Manzanillo al frente. Dos mangas de entrenamientos, con los tiempos muy desacordes a la realidad, seguramente por problemas de comunicación, y luego dos mangas de carrera oficiales, donde se sacaba el mejor tiempo para la clasificación final. Un trazado de 2,7 kilómetros con un desnivel del 4%, caso todo en la comarcal M-322 cerca de la población de Colmenar de Oreja.
Pedro Flores sacaba petróleo de este tramo y superaba a Ismael Arquero por apenas 4 décimas. El Talex se adaptaba al terreno mejor que la Norma, que debía arriesgar mucho más para conseguir los mejores tiempos. El andaluz Francisco Jimenez, habitual en el Nacional de Montaña, era tercero y el mejor de los carrozados con el mucho mejor adaptado Mitsubishi Evo X.  Le seguía el ligero Peugeot 205 de Martin Scarpina, que aprovechaba el balance de su veterano, pero muy adaptado vehículo para ganar la competida clase 3. Le seguía Sergio Lopez Mayoral, que le sacaba un gran partido al Peugeot 207 RC, ganando la Clase 4. Sexto absoluto llegaba el Honda Civic de Jonathan Higueras, el mejor de la Clase 6, y superando a todo un “Efi” Eugenio Fernandez y su revolucionario Peugeot 205 Proto. Jesús García venía a continuación con el desempolvado Mitsubishi Evo VI seguido de Pedro Morera, que sufría en este terreno con el poco adaptado Peugeot 308 Racing Cup. Un espectacular Victor Hernando cerraba los diez mejores con el BMW 325i ganando la clase 9. Sergio Prieto subió rápidamente para colocarse 11º con el Peugeot 205, superando por poco a Iñaki Echevarría, y su Clio RS. Juan Miguel Higueras era el mejor de la Clase 2 desde el 16º puesto absoluto con el Hyundai Getz, mientras que Jorge Lopez ganaba la Clase 8 con el Simca Rally 2, Diego Blanco ganaba la Clase 7 con el BMW 320 E21 y Angel Diez era el mejor de la Clase 1 con el Seat 600.

Jimenez ganaba entre los carrozadosJimenez ganaba entre los carrozados